El hombre es creado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor.

publicado a la‎(s)‎ 4 may. 2014 3:12 por Contenidos CGCL   [ actualizado el 4 may. 2014 3:12 ]
Así quiso Lupe Cerezo que empezase su Eucaristía de despedida en el tanatorio. Quiso tener todo organizado, como siempre, y de la mano del Espíritu; con la caja cerrada para que se le recuerde sana y sonriente, en vez de alterada por la medicación; eligió las lecturas, quién debía celebrar la misa, quién debía hacer la homilía... y Pepe se ocupó de que así se hiciera.
Pepe Blas, que, con Dios en su interior, todo Amor, la ha cuidado durante estos 12 años de enfermedad ("...en la salud y en la enfermedad, todos los día de mi vida").
 
 
Ya están con el Señor cuatro miembros de su promoción. Preparando estancias para sus amigos y familiares en la casa de Dios; y Lupe, también cocinando y teniendo todo previsto. Seguro. Ahora ya con fuerzas de sobra.
 
Y quiso terminar esta Eucaristía rezando con todos "Tomad, Señor, y recibid....   ... dadme vuestro amor y gracia, que ésta me basta".
Señor, ya tienes de vuelta a Lupe; gracias por su vida, por su sonrisa, por su paciencia, por su ánimo, por acogerla, hoy más que nunca, entre tus manos.
 
Toda la Comunidad de Grupos Católicos Loyola rezamos por ella, y te pedimos Paz y consuelo para su familia.